Arnoldo Janssen – José Freinademetz

San Vicente de Paúl, una inspiración y un modelo para la Sociedad del Verbo Divino

Deja un comentario

Siguiendo la tradición SVD

Por Andrzej Miotk svd *

“Dime con quién andas y te diré quién eres” dice un conocido refrán. Esto es muy cierto en la vida de nuestro fundador. De hecho, aunque Arnoldo Janssen (1837-1909) y Vicente de Paúl (1581-1660) pertenecen a diferentes generaciones, la afinidad de Janssen con Paúl, el fundador de los Lazaristas (CM) nos dice mucho de algunas de sus preferencias. Janssen apreciaba la Escuela Francesa de Espiritualidad, que también remitía inicialmente mucho a Paúl por su enfoque en Jesucristo, la importancia del sacerdocio y el compromiso apostólico.

Raíces comunes de Arnoldo Janssen y Vicente de Paúl

Vicente de Paúl descubrió el rostro humano de Jesús en los pobres y en lo ordinario y se centraba principalmente en la providencia y en la voluntad de Dios. El matemático de Goch, propenso a la rigidez, se fue inclinando cada vez más hacia la misión para salvar almas. El temperamento y la orientación de Paúl y de Janssen tenían mucho en común. Ambos compartían el hecho de provenir de familia de agricultores y poseían la misma firmeza y el mismo temperamento colérico. Eran personajes duros que fueron transformados por un largo proceso de crecimiento espiritual. Ambos fueron grandes fundadores, aunque ambos eran bajos de estatura, 1,62 y 1,63 respectivamente. Vicente de Paul inicialmente vivió una vida tortuosa impulsada por los deseos mundanos. Pero su ejemplo, sus habilidades de organización y especialmente sus enseñanzas espirituales sobre el discernimiento, la humildad, la bondad, la sensibilidad a los pobres, la providencia y la voluntad de Dios, atrajeron a Arnoldo Janssen.

El lugar de San Vicente de Paúl en la Sociedad del Verbo Divino

San Vicente de Paúl ocupa un lugar privilegiado en el canon de los patronos de la Congregación (Const. 1885S / 138) y en nuestras oraciones a los patronos. Arnoldo conocía la vida de San Vicente por la biografía de Maynard. De Paúl se decía que era un sacerdote que realizó mucho para la Iglesia a través de sus obras de caridad y mediante la realización de misiones y la predicación de retiros. El libro Virtudes y Doctrina Espiritual de San Vicente de Paúl se leía con frecuencia en Steyl durante las comidas. Janssen incluso transfirió la celebración de su santo del 18 de julio al 19 de Julio, que es la memoria litúrgica del Pater noster Vincentius.

Janssen consideraba a Paúl como amigo de la prudencia y enemigo de la imprudencia. Esto lo relataba para alentar a los misioneros, especialmente a aquellos enviados como pioneros de las nuevas misiones. Esta conexión espiritual pone de relieve el papel de los lazaristas (Congregación de la Misión, CM) en el desarrollo de nuestra Congregación: Ferdinand Medits (1841-1915), lazarista húngaro, era amigo personal y guía espiritual del Fundador. También fue el primer maestro de novicios de Steyl.

El P. Antoine Fiat, Superior General de la CM (1878-1914) fue un valioso asesor del Fundador en los preparativos para el primer Capítulo General SVD (1884-1886). El Fundador decidió introducir los votos religiosos privados (aprobados por el Capítulo General el 15 de diciembre de 1884). Como resultado del diálogo de Janssen con Fiat, nuestra congregación usó la regla de San Vicente como base, sin incorporarla totalmente, reconociendo así su gran sabiduría En esta regla San Vicente de Paúl se citaba 22 veces en nuestras Constituciones.

San Vicente de Paúl en nuestro legado espiritual como congregación

Obediencia y humildad

San Vicente de Paúl, sin duda, tiene una presencia inspiradora y motivadora en nuestro legado espiritual. Vicente de Paúl aparece cuatro veces en nuestras Constituciones de septiembre de 1885. Recuerda la importancia de buscar consejo en el caso de tentaciones y de ansiedad. Recomienda consultar al director superior o espiritual para discernir los espíritus (147/7). Para preservar la humildad, aconseja no alabar a los cohermanos por sus raros dones, virtudes, habilidades, especialmente cuando hacían sermones elocuentes (238/13). Janssen les hablaría a los misioneros contra la dureza intencionada.

Guiados por la Providencia Divina

San Vicente de Paúl no perseguía grandes planes, sino ser como un niño guiado por la mano de la Divina Providencia. Se apoya en la providencia de Dios, que organiza todas las circunstancias y condiciones. Aconsejaba encarecidamente esperar en silencio el momento adecuado para ver si el asunto se arreglaba por sí mismo. El P. Arnoldo vivió la quinta vía de San Vicente: Discernir la Voluntad de Dios en los asuntos y en las circunstancias y dejarse guiar por la Divina Providencia. De ambos fundadores se comentaba su excesiva lentitud al proceder en sus compromisos: “Pero San Vicente lo hizo con razón, eligiendo actuar sólo después de haber conocido la voluntad de Dios. Arnoldo instó a los cohermanos con altos cargos de responsabilidad que fueran muy cuidadosos siguiendo el consejo de San Vicente, “…debes tener la regla de no hablar ni escribir sobre nuevas ideas, ni siquiera a mí, si no las has meditado ya por algún tiempo y has rezado mucho por la gracia para conocer y cumplir la santa voluntad de Dios”.

Servicio a los pobres

San Vicente impactó también en la sensibilidad de nuestro Fundador por los pobres. Uno de nuestros cohermanos siempre tuvo a Arnoldo como el segundo Vicente de Paúl debido a su cuidado por los enfermos y a la sencillez y modestia de su estilo de vida. La comunidad de la Casa de Misiones compartía lo poco que tenían con los pobres de Steyl y Tegelen. Todos los días al mediodía el Hermano portero servía la sopa a los pobres. Bajo el liderazgo del Rector, los seminaristas mayores formaron una especie de Sociedad de San Vicente de Paúl. Buscaban a los pobres de las dos aldeas que eran demasiado orgullosos para suplicar, hacían una lista y decidían a quiénes debían ayudar y de qué manera. Una vez al mes todos los que participaban en ayudar a los pobres tenían que asistir a una conferencia, a menudo presidida por el Fundador y estaban obligados a informar sobre sus éxitos y fracasos. La actividad caritativa sensibilizaba a los seminaristas sobre las necesidades de los más pobres que están en gran parte presentes en las misiones.

–=0=–

El enfoque de San Vicente de Paúl en el rostro humano de Cristo para humanizar la vida cristiana afectó e inspiró grandemente a nuestro Fundador. Es una gran oportunidad para descubrir de nuevo el Amor de Cristo dentro de nosotros, en nuestra llamada misionera que nos insta a ser misioneros creíbles en nuestro tiempo en el espíritu de Arnoldo Janssen y Vicente de Paúl.

* P. Andrzej Miotk svd, historiador SVD

(Fuente: Arnoldus Nota, enero-febrero 2017)

Anuncios

Dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s