Arnoldo Janssen – José Freinademetz

La mentalidad litúrgica de Arnoldo Janssen

Deja un comentario

Por Andrzej Miotk svd

Dentro del marco histórico

La mentalidad litúrgica del P. Arnoldo era diferente de la encíclica del Vaticano II Sacrosanctum Concilum (SC) sobre la comprensión del Misterio Pascual de Jesucristo. La SC define la liturgia como la oración sacerdotal de Cristo pública y oficialmente representada por su cuerpo, que es la Iglesia (SC 7) y como “la cumbre hacia la cual se dirige la actividad de la iglesia y de la cual fluye todo el poder de la Iglesia” (SC 10 ). Este nuevo y más profundo entendimiento de la liturgia dentro del Cuerpo Místico de Cristo como un acto de Dios (su acción de salvación descendente) y como un acto de la Iglesia (movimiento ascendente de nuestra alabanza y acción de gracias) era desconocido para el Padre Arnoldo Janssen.

En la vida de Arnoldo Janssen, la liturgia se consideraba simplemente como un complejo conjunto de oraciones públicas y prácticas de adoración ordenadas por Cristo y por la Iglesia. El P. Arnoldo compartía esa comprensión de la liturgia y, sin embargo, mostró una notable sensibilidad litúrgica al fomentar la participación de los laicos y que frecuentemente recibieran la Sagrada Comunión. Más allá de eso está su profunda veneración por la Palabra de Dios, la Sagrada Escritura y sus enseñanzas. Esto coloca al P. Arnoldo dentro del grupo de los pioneros de la renovación litúrgica, con su amplio entendimiento del Verbo Divino como perteneciente a las tres Personas Divinas (Práctica Anual de Schütte de 1966: De Renovatione Liturgica, Nuntius SVD, VIII / 3, p.467-511).

Implicaciones prácticas

Para el P. Arnoldo Janssen, la Liturgia refleja la belleza de Dios. Estaba profundamente preocupado por la construcción de casas de Dios dignas y hermosas y por su decoración. A pesar de los problemas financieros en los primeros días de Steyl, hizo todo lo posible para construir una Iglesia más grande. En la iglesia superior en Steyl, “la iglesia madre de todas las iglesias de la misión”, alrededor de 2.500 nuevos misioneros recibieron hasta 1939 sus cruces y sus destinos misionales. La iglesia proporcionaba un ambiente apropiado para las celebraciones litúrgicas y hasta hoy preserva el mundo espiritual de toda la generación fundadora y sus tesoros de fe escondidos.

El P. Hopster narra: “Por las noches se celebraba con frecuencia un servicio de bendición. Además, en el transcurso del año se celebraban las principales fiestas con impresionante solemnidad, Navidad con su procesión a la cuna, las emotivas ceremonias de la Semana Santa, la procesión del Corpus Christi, la procesión con las reliquias sagradas, la peregrinación comunitaria al cementerio en vísperas del día de Todos los Santos o cuando un cohermano fallecido era llevado a su lugar de descanso final” (AN SVD-42, p.158).

Las primeras constituciones de la Sociedad de 1885 decretaban: “Porque el servicio de la Iglesia es el servicio real, la iglesia que se construya y las pertenencias a ella y especialmente en el sacrificio de la Misa, por ejemplo, los vasos sagrados, los lienzos, libros y vestiduras sacerdotales, deben ser de buena apariencia, y si es posible de mejor material, que se haga todo lo posible para que Jesucristo sea más honrado y amado en su maravilloso sacramento” (Con. 1885/339).

Se alentaba a los cohermanos a celebrar los sacramentos de manera santa, con plena devoción y recuerdo de la mente y el corazón contrito (Cost, 1885/328). El P. Arnoldo Janssen mismo “(…) se llenaba de celo por la casa de Dios y por la digna celebración de los servicios divinos. Para ocasiones especiales preparaba todo con sumo cuidado. Las ceremonias se practicaban hasta que todos supieran lo que tenían que hacer y pudieran hacerlo bien. El mismo día de la fiesta solía ser el celebrante de la Gran Misa. Si la ceremonia había ido bien, luego en la sacristía, incluso antes de quitarse las vestiduras, miraba a todos con una sonrisa amable en el rostro y les deseaba un feliz día de fiesta” (AN SVD-42, p 321).

Actitud litúrgica

El cultivo de la Sagrada Liturgia, independientemente de las formas típicas de su siglo, fue siempre el objetivo sincero y serio de Arnoldo Janssen para la santificación de las personas y el culto a Dios. La santificación de los sacerdotes era la condición para que la Liturgia se celebrara en forma digna. Los que celebran una liturgia deben estar en estado de gracia, atentos con dignidad y deben prestar atención también a su apariencia exterior: “Debemos dar un buen ejemplo (…) a través de nuestra devoción al ofrecer la Santa Misa, a través de la meticulosidad en la administración del Santísimo Sacramento, al convertirnos en una decoración de la Casa de Dios, a través de la dignidad en la celebración de los servicios divinos, mediante la ejecución adecuada de la música de la Iglesia” (Const. 1891, II, 2 Stat. 3; 1891,15,4; 1898,18,4).

La recitación del Santo Oficio diario (Breviario) es una gran fuente de gracia y la forma de unirse a la Iglesia orante y recibir inspiración espiritual y alimento: “Los cohermanos deben llevar a cabo el Oficio Divino de una manera que corresponda a las normas de la Iglesia, y servir para la edificación del pueblo” (Const. 1891, 38).

El P. Arnoldo también estaba atento a la conducta litúrgica de los cohermanos: “Que controlen sus ojos de todo lo inútil que hay a su alrededor y contengan su lengua de la prisa indebida, que ofende a Dios y degrada el sagrado ministerio” (Const. 1885/329). Todo lo que no promueva la piedad, o sea impropio para la Iglesia de Dios, debe evitarse. Al cantar y al recitar oraciones, que no haya prisa (Const. 1885, pp. 337).

El Hno. Stanislaus Kugelmeier recordaba que “(…) las celebraciones litúrgicas en Steyl trajeron (…) felicidad al Seminario. Las grandes fiestas no fueron simplemente celebradas, fueron vividas y experimentadas. El canto, las ceremonias fueron todas inspiradoras, pero no, por supuesto, el canto del Rector. Fue su personalidad la que nos inspiró y nos hizo contentos y felices” (AN SVD-42, p.263).

El P. Arnoldo vio que una de las tareas especiales del superior era velar para que exista “(…) un celoso cuidado por la administración y la recepción de los sacramentos, como también por la oración y la meditación (…) cantar en la iglesia y las ceremonias y para la digna ejecución de los servicios divinos” (Const. 1898, 191, 3).

Valor misionero

El gran amor de Arnoldo Janssen por la Iglesia y su liturgia tuvo una fuerte orientación misionera, aunque la palabra “Liturgia” apenas aparece en sus escritos. Estaba fascinado profundamente por los grandes misterios de Dios y orientó toda su vida hacia el Dios de amor inconmensurable para todas las personas. Inmerso en el ciclo litúrgico anual, le gustaba hablar de liturgia en las conferencias y estaba atento a sus implicaciones misioneras: “Hagan todo lo posible para organizar buenas celebraciones eclesiásticas; hacerlas realmente alegres ocasiones. De esta manera, la población local estará más inclinada a aceptar el cristianismo” (Alt, Journey in Faith, p.665).

La fe permanece como una débil planta si no toca los corazones humanos. Después de la procesión a la cuna de la noche de Navidad en Steyl, escribió: “Siento que tales festividades son importantes para gente poco sofisticada que no puede captar lo puramente abstracto. Hay que ayudarlos con atractivas ceremonias externas. A través de ellas, el cristianismo cobra vida ante sus ojos y puede penetrar más fácilmente en sus corazones” (Alt, Journey in Faith, p.665). Pero también era consciente de que: “Ya no podemos salvar el mundo con sermones y liturgia solamente: ¿Pero dónde y cómo enfrentar el desafío de la manera correcta?” (Alt, Journey in Faith, p.535).

–=0=–

La Liturgia fue el alimento espiritual del P. Arnoldo Janssen para su cansancio diario y recomendó a sus hijos espirituales que fueran verdaderos hijos de la Santa Iglesia, la maravillosa maestra de la verdad salvadora, “para que no corran tras vanos ídolos y vayan a pozos que no tienen agua”.

P. Andrzej Miotk svd, historiador de la SVD.

(Fuente: Arnoldus Nota, noviembre 2017)

Anuncios

Dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.