Arnoldo Janssen – José Freinademetz

La génesis y el significado de “Societas Verbi Divini”

Deja un comentario

Por Andrzej Miotk svd

El 19 de diciembre de 1900, León XIII decidió Stet titulus ut stat (que el nombre permanezca tal como está) y confirmó el nombre “Societas Verbi Divini” (“Sociedad del Verbo Divino”) en la Aprobación Papal oficial de la Sociedad, el 25 de enero de 1901.

Hubiera sido de esperar que nuestro Fundador, Arnoldo Jannsen, hubiera puesto a nuestra Congregación el nombre del Sagrado Corazón o del Espíritu Santo. Pero ¿Cómo es que eligió el nombre de “Societas Verbi Divini”? ¿Qué pretendía decir con ese nombre sobre el propósito de la Sociedad y el modo de vida de sus miembros?

Los antecedentes y la influencia de Arnoldo Janssen al elegir “Societas Verbi Divini”

Somos lo que somos en gran medida debido a nuestros padres. En su casa familiar, Arnoldo Janssen escuchaba todas las noches durante los meses de invierno el Prólogo de San Juan. A su padre le gustaba hablar con fuerte convicción sobre la Palabra de Dios. Esto tuvo una influencia duradera en el crecimiento misionero de Arnoldo moldeado más tarde por su participación activa en el Apostolado de la Oración. Este legado dejó una marca distintiva en el nombre de nuestra Sociedad. En la edición de mayo del Pequeño Mensajero del Sagrado Corazón (KHB 1875, 39), un mes antes de abrir la Casa de Misiones de Steyl el 5 de agosto de 1875, el P. Arnoldo escribió: “De las tres personas de la Santísima Trinidad, deseamos venerar al Verbo de Dios de una manera especial”.

Al comienzo de la Casa de Misiones, el P. Arnoldo oró por la asistencia particular del Verbo Divino para llevar a cabo el propósito básico de la fundación. El P. Hermann auf der Heide proporcionó el detalle de que el P. Arnoldo concibió la idea de dar el nombre de Sociedad del Verbo Divino (Societas Verbi Divini) a nuestra congregación después de la Santa Misa en la fiesta de la Anunciación del 25 de marzo de 1875. Así, el 25 de marzo se convirtió en el día de la fiesta titular de la Sociedad, dedicada a la segunda Persona de la Trinidad. El 16 de junio de 1876, la fórmula de obediencia de cada miembro de la Sociedad se expresó en la promesa: “Quiero ser un servidor del Verbo Divino”. Arnoldo Janssen se colocó a sí mismo y su obra bajo la protección del Verbo Divino a quien consideraba la Sabiduría Divina, la Imagen del Padre, el Dispensador del Espíritu Santo, la Luz que ilumina a cada hombre que viene a este mundo. El P. Arnoldo eligió el nombre del Verbo Divino y esto se expresó en uno de sus sermones: “¿Por qué nuestra sociedad recibe el nombre del Verbo Divino y no del Espíritu Santo a pesar de nuestra especial veneración del Espíritu Santo?” La respuesta es que a través de este nombre podemos enfatizar nuestro propósito principal: La propagación del Verbo Divino, el santo Evangelio.

Reconocimiento oficial del nombre y su significado para nuestra misión

En mayo de 1900, después de veinticinco años de existencia como congregación, el nombre Societas Verbi Divini fue cuestionado por Roma en mayo de 1900. Esto no sólo fue una sorpresa sino también un golpe grande y doloroso. La Sociedad esperaba obtener la aprobación de las nuevas Constituciones elaboradas por el III Capítulo General para el Aniversario de Plata de la Sociedad el 8 de septiembre de 1900. Luego, el Cardenal Francesco Satolli (1839-1910), un experto en dogmas, quería que nuestro nombre se cambiara a “Sociedad de Adoradores del Verbo Divino”. El P. Wilhelm Gier en este caso sugirió el nombre Sociedad del Verbo Encarnado, pero ya existía una Congregación Femenina Francesa del Verbo Encarnado. El P. Arnoldo, a pesar de estas adversidades se mantuvo firme y finalmente salió victorioso. Finalmente, el 19 de diciembre de 1900, León XIII decidió Stet titulus ut stat (Que el nombre permanezca tal como está) y confirmó el nombre Societas Verbi Divini en la Aprobación Papal oficial de la Sociedad el 25 de enero de 1901. Cuando se anunció la noticia en Steyl el 30 de enero 1901, se realizó un solemne servicio de acción de gracias.

El 20 de marzo de 1929, cuando los miembros del Colegio Romano fueron recibidos en una audiencia privada en el Vaticano, el Papa Pío XI les dio la bienvenida con estas palabras: “Mis queridos hijos del Verbo Divino, ¡qué hermoso nombre tienen!” De hecho, este nombre bastante excepcional y de sublime belleza era motivo de orgullo, pero para su Fundador, el nombre que es nuestro más profundo carácter distintivo, nos obliga y constituye nuestro programa esencial: “Honramos, amamos y seguimos al Verbo encarnado de Dios como nuestro ideal primero porque él es nuestro Camino, Verdad y Vida” (Co. 1891/5).

Nuestro nombre constituye una combinación intrínseca y única de dos devociones inseparables, por un lado, el Verbo Divino como nuestro propósito y, por otro, el Espíritu Santo como nuestro culto principal. Esta combinación con el entendimiento trinitario moldea nuestra singularidad en la Iglesia universal (H. Müller, Una clave para la espiritualidad de nuestra sociedad, Verbum SVD 2 (1993, 171-182). El logos se convirtió en el Verbo encarnado por el poder del Espíritu Santo. El Verbo Divino y el Espíritu Santo son el equipo inseparable de misioneros del Padre, la expresión de su Amor por el mundo. Su unidad inseparable se ejemplifica en la creación del Fundador de las dos ramas de las Hermanas. Dos Congregaciones que recibieron el nombre en honor del Espíritu Santo. Las Hermanas Siervas del Espíritu Santo de la Adoración Perpetua (SSpSAP) tienen el papel y la tarea principal de Adorar el Verbo Encarnado en la Sagrada Eucaristía. De esta manera, visualizan la dinámica complementaria del Verbo Divino y del Espíritu Santo dentro de la familia Arnoldus.

Implicaciones prácticas del nombre Societas Verbi Divini

El nombre de nuestra Sociedad en su evolución histórica y teológico-espiritual en la vida de Arnoldo Janssen tiene dos implicaciones prácticas básicas para la congregación:

1. Primero, del nombre de la Sociedad resulta la esencia de nuestro compromiso y nuestra tarea más profunda: El anuncio de la Palabra de Dios con la luz y el poder del Espíritu Santo. Esta es la Palabra creadora del Padre, por quien todas las cosas son hechas y en quien toda la creación encuentra su significado y valor. Como se destacó en el Capítulo General de 1885, la proclamación del Verbo Divino es el programa más importante de la Sociedad. El misionero que quiere compartir la vida misma del Verbo Divino y continuar su misión necesita estar estrecha e íntimamente unido con el Verbo Encarnado como ferviente admirador de las Sagradas Escrituras y heraldo de sus verdades. Esta primera implicación encuentra una clara resonancia en el 13 ° Capítulo General (1988) con la resolución de señalar el apostolado bíblico como la prioridad de la Sociedad.

2. En segundo lugar, para Arnoldo Janssen, el Sagrado Corazón es la morada de la Palabra Divina, que es la Sabiduría Divina. La Palabra es sabiduría, compañera y consejera de los misioneros, de la que se deriva toda la sabiduría humana y la fuerza misionera para traer el reino y el amor de Dios para reemplazar la noche de los males. Además de la proclamación directa de la Palabra de Dios, nuestra Sociedad recibe como carisma la enseñanza y la actividad científica en vista de nuestra Proclamación del Verbo Divino. Por lo tanto, los cohermanos dedicados a la enseñanza y las ciencias deben atesorar y honrar a la Sabiduría Divina como humildes servidores (primera regla corta de mayo/junio de 1878). El Collegio del Verbo Divino en Roma, más tarde fue renombrado y dedicado al Verbo Divino con el mensaje trinitario en la fachada: Verbum Dei Amorem Spiranti (la Palabra de Dios que inspira amor). Si el Amor de Dios nos urge, entonces, esto será visible ante todo en nuestro mayor amor a la Palabra Divina. Abrazar al Verbo Divino conduce eventualmente a su proclamación más eficiente con una consideración especial en nuestro amor por los hermanos y hermanas necesitados.

P. Andrzej Miotk svd, historiador de la SVD

(Fuente: Arnoldus Nota, marzo 2018)

Anuncios

Dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.