Arnoldo Janssen – José Freinademetz

La adhesión y afinidad de Arnoldo Janssen con las enseñanzas y espiritualidad de Alfonso de Ligorio

Deja un comentario

Por Andrzej Miotk svd

Aunque San Alfonso de Ligorio no se encuentra entre los santos patronos de la Congregación, la historia de la SVD desde sus cimientos muestra una notable adhesión de Arnoldo Janssen a la enseñanza y a la espiritualidad del santo italiano. Tanto Arnoldo Janssen como Alfonso de Ligorio, fundadores de la Sociedad del Verbo Divino y de la Congregación del Santísimo Redentor (Redentoristas), creyeron que la voluntad de Dios era la única regla para sus vidas.

En defensa de la cuestión moral de la Castitas nuptialis

Arnoldo Janssen tuvo que cargar con muchas tareas durante el primer Capítulo General. Aún así, logró que su hermano Johann publicara un folleto sobre temas teológicos y morales en Steyl en el otoño de 1885. Esta publicación, “Guía para elegir estado de vida” (136 páginas), con el imprimátur del obispo, tuvo severas críticas en la prensa católica. Consideraron la castitas nuptialis (castidad conyugal) y específicamente la cuestión del finis, el propósito real del matrimonio y del amor. La carta pastoral de la arquidiócesis de Münster criticó el folleto por algunas exigencias rigurosas que podrían confundir la conciencia de los fieles.

El P. Arnoldo usó todo su tiempo libre durante su cuarta visita a Roma, para estudiar la historia de la teología moral en las bibliotecas romanas de octubre a diciembre de 1885. Investigó sobre la cuestión en diferentes autores para defender el folleto: “Todos los días, a las 9 de la mañana voy a la biblioteca. Voy a casa a comer a las 12:45 y vuelvo a la biblioteca justo después de comer hasta las 3:00”. Escribió que esta investigación le dio una idea del desarrollo histórico de la teología moral, “lo cual será de gran importancia cuando establezcamos el programa de nuestros estudios”. Señaló que “Será difícil para nosotros mantener a Gury” (el teólogo jesuita de moral, Jean Pierre Gury, que murió en 1866). “Hoy, en la antigua biblioteca de los franciscanos en Aracoeli (en la Colina Capitolina), encontré un libro escrito por el teólogo Amort, un amigo de San Alfonso a favor del equiprobabilismo de San Alfonso de Ligorio”.

El P. Arnoldo confiaba en su carta a su hermano Johann: “En Münster, lo pensarán dos veces antes de prohibir el libro. En el último análisis, tienen más miedo que nosotros; porque es muy malo tratar de prohibir la enseñanza de San Alfonso”. Al final, el P. Arnoldo retiró su folleto de la circulación y aceptó la decisión de la Iglesia: “Retiré el libro, pero no la enseñanza que fue la única enseñanza válida en la Iglesia durante quince siglos y parece haber sido transmitida por los apóstoles e incorporada en el derecho canónico, directa o indirectamente, abiertamente o en consecuencia”.

Marca de San Alfonso en la formación SVD

Este episodio romano de 1885 muestra la notable sensibilidad moral de Arnoldo Janssen. Esta característica influyó y puso énfasis en la formación moral de los futuros misioneros de nuestro escolasticado SVD. El P. Arnoldo, como maestro experimentado, estaba profundamente preocupado por brindar a los misioneros una base teológica sólida basada en las figuras de autoridad de la Iglesia. Lo que Tomás de Aquino fue para la teología sistemática, fue Alfonso de Ligorio (1696-1787) para la teología moral.

San Alfonso, reconocido como el doctor de la Iglesia, era el patrón de los confesores y teólogos morales que representan la comprensión oficial de la teología moral de la Iglesia Católica en el siglo XIX. El P. Arnoldo quería que sus maestros fueran guiados por el espíritu de “Sentire cum ecclesia”. Él prefería la modestia y humildad de Ligorio en lugar de la ostentación y la pompa. Tanto Arnoldo como Alfonso compartían la conciencia de lo que es concreto y práctico; además, la voluntad de Dios era la única regla de sus vidas.

San Alfonso de Ligorio, el fundador de los Redentoristas, contribuyó enormemente a la reforma de la “confesión”. Reemplazó las prácticas severas y disciplinarias de aquel tiempo por la amabilidad y la paciencia. Esto cautivó a nuestro Fundador que vio la gran importancia de la confesión en la vida misionera. En 1900, Arnoldo recordó a los superiores de la misión su deber de brindarles a los cohermanos la oportunidad de confesarse. “Cuando uno de los sacerdotes de Nueva Guinea no pudo venir desde su misión a la casa central durante muchas semanas seguidas, el P. Arnoldo le reprochó al superior: “No se puede dejar en conciencia a un sacerdote allí, porque no puede estar sin confesión durante seis meses” (J. Alt, Journey in Faith, 743).

El cambio del Fundador a favor del equiprobabilismo de Alfonso

La espiritualidad de Arnoldo Janssen tiene marcas de transformación evolutiva que podrían implicar también un cambio teológico moral con el cambio subsiguiente del manual para la enseñanza de la teología moral. El P. Arnoldo inicialmente siguió el compendio de Gury con 43 ediciones, entre 1850-1890. Sin embargo, desde 1888, lo reemplazó con el manual en dos volúmenes “Institutiones Morales Alphonsianae” (edición de 1887 con 1783 páginas), del Redentorista francés P. Clement Marc (+1887), que siguió estrictamente el equiprobabilismo de Alfonso de Ligorio. Sin embargo, el cambio del manual no fue, de hecho, un cambio del sistema moral, sino que fue provocado por el hecho de que la nueva edición de Gury hecha por Ballerini, contenía una crítica a Alfonso de Ligorio, a quien el P. Arnoldo se refirió varias veces en el asunto de la Castitas nuptialis.

El P. Johannes Kraus comentó que el manual de Marc, que había sido presentado por el P. Arnoldo en nuestro Escolasticado como piadoso y conservador, no demasiado libre ni demasiado rígido, era lo que se correspondía mejor con su mentalidad. De hecho, Ligorio rehabilitó el probabilismo (favoreciendo la libertad). Después de un corto período de probabiliorismo (favoreciendo la ley), abandonó esta posición por demasiado rígida.

Alfonso de Ligorio, como probabilista, volvió a modificar su posición y propagó la teoría del equiprobabilismo de medio curso (igualmente probable). De esta manera, abogó por la necesidad de una decisión personal de conciencia, enfatizando el valor moral de la libertad humana. El hombre creado a la imagen de Dios imita a su creador para hacer el bien libremente.

Después del P. Arnoldo, el P. Johann Holthausen (+1906) asumió en 1888 los cursos más importantes y prácticos de teología moral en San Gabriel. Usó el manual de Marc para el resto de su carrera docente. Esta elección favoreció los derechos y la libertad de la persona frente al rigorismo.

El impacto espiritual de San Alfonso de Ligorio

La influencia de San Alfonso es perceptible también en nuestra espiritualidad. Ya, en un memorándum sobre la consagración de Alemania al Divino Corazón de Jesús en 1872 (AdF n. 37122-134), el P. Arnoldo invocó a San Alfonso: “San Alfonso de Ligorio tiene razón cuando se queja de que el mayor mandamiento del amor sería objeto de muy poca estimulación e instrucción de la gente”.

La espiritualidad de San Alfonso recordaba el gran mensaje del Amor de Dios para todos los hombres que dieron un fuerte golpe al rigorismo del jansenismo y encontró su reflejo en la comprensión que tenía Arnoldo Janssen sobre Sagrado Corazón. De hecho, la biblioteca del P. Arnoldo estaba equipada con las obras de Ligorio. El “Cristiano perfecto” era leído durante las comidas. Arnoldo Janssen colocó a San Alfonso de Ligorio entre los grandes predicadores italianos.

La influencia de San Alfonso es notable en el gran amor de Arnoldo por la Madre de Dios, en sus frecuentes visitas al Santísimo Sacramento y en su querida adoración. Entre las obras más exitosas de Ligorio se encuentran: “Las glorias de María” y “Visitas al Santísimo Sacramento”, cuya cuarta edición apareció en Steyl en 1892. El P. Janssen a menudo mencionaba el hermoso principio de San Alfonso: “Uno debe colocar cada tarea importante entre dos avemarías y Dios estará doblemente satisfecho con ello”. Introdujo la costumbre de comenzar y finalizar cada período de estudio y clase con un avemaría.

Acuerdo final

Finalmente, uno debe notar el impacto de San Alfonso al abrazar la vida religiosa y esta idea fue madurando por un período de diez años desde nuestra fundación. Hay una influencia explícita de dos Congregaciones que anteriormente habían adoptado los votos religiosos. “La virtud sólida de la obediencia humilde y abnegada debe fomentarse para que todo no se haga pedazos después de que haya pasado el primer fervor”.

San Vicente de Paúl y San Alfonso de Ligorio también querían seguir siendo sacerdotes seculares al principio. Pero eso no les impidió adoptar las formas y los votos de los religiosos, tan pronto como reconocieron la necesidad de ellos. “Hagamos lo que hagamos, tendremos que observar el voto de pobreza por consideración especial para las misiones…” (8 de junio de 1883). En las Reglas de la Congregación, San Alfonso de Ligorio sirvió para cerrar la puerta al falso libertinaje: “Todos los cohermanos deben seguir la opinión de San Alfonso y la mayoría de los teólogos que, sin razones suficientes de exoneración, incluso si no obliga bajo pecado, la Regla difícilmente puede ser violada sin cometer al menos un pecado venial. Todos deben seguir la Regla de acuerdo a la letra y el espíritu, al menos tan pronto como se apruebe eclesiásticamente; cualquiera que defienda la opinión contraria debería, incluso si está en votos perpetuos, sin clemencia, ser excluido de la Congregación como destructor del buen orden” (Const. 1885 F / 15; Const. 1885 S / 74; Const. 1891 / 37.1; Const. 1898/24 40.1).

Justo después de la beatificación de Arnoldo Janssen el 30 de octubre de 1975, el Superior General Redentorista se dirigió al entonces Superior General de la Sociedad del Verbo Divino. En su carta, expresaba su gran alegría por nuestros dos beatos SVD. También señaló nuestra afinidad espiritual cuando llamó a San Alfonso de Ligorio, el abuelo espiritual del Beato Arnoldo Janssen. Expresaba que, así como los informes del obispo Comboni fueron decisivos para el interés y la participación de Arnoldo en la misión, a su vez, el pequeño trabajo de Ligorio sobre los mártires japoneses dio el impulso decisivo para que Comboni aceptara la vocación misionera para África.

P. Andrzej Miotk svd, historiador de la SVD

(Fuente: Arnoldus Nota, noviembre 2018)

Anuncios

Dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.